MUSEO MUNICIPAL DE CIENCIAS NATURALES PACHAMAMA

  • Niza 1065, Santa Clara del Mar, Buenos Aires, Argentina
  • (0223) 469-3837

El Museo Paleontológico presenta una interesante colección exhibida en una serie de estánds en los que el visitante se transporta a épocas en las que caminaban éstas tierras, animales hoy extintos.

Se entiende por fósil a cualquier estructura que permita reconocer cualquier evidencia directa de un organismo con más de 10.000 años de antigüedad.

Podemos llamar fósil entonces a huellas que quedaron dibujadas en lo que se ha transformado en roca, a insectos encerrados dentro de materiales vitrificados, a las improntas o dibujos de vegetales fijados en una roca o a estructuras minerales que conservan la forma de los huesos pertenecientes a vertebrados. Entonces, cuando se habla de fósil, no se habla de huesos. Ni tampoco el petróleo se formó a partir de fósiles (los fósiles son minerales y el petróleo está formado por sustancias orgánicas). Esto último no tiene que ver con el tema, pero es un error frecuente y viene al caso. La mayoría de las piezas paleontológicas son extraídas de las barrancas de la zona y tras acondicionarse, son expuestas en el Museo. Estas piezas son provenientes del Pleistoceno tardío, dado que la zona sedimentaria se originó en esa época.

Las barrancas fuente de los hallazgos son unos 18 a 20 km de acantilado, en las que un ojo entrenado ve miles de años de historia geológica.
El mar mediante su poder erosivo, como una excavadora natural, poco a poco va descubriendo cientos de fósiles a lo largo de toda la zona barrancosa. El mismo mar que lo descubre, con el movimiento de la marea también se encarga de destruirlo al llevárselo como lo hace con todo el material que halla sobre la costa, por ello los “recolectores oficiales” de fósiles, realmente rescatan piezas cuyo fin sería la pérdida total de su existencia.

Las piezas que se presentan en el museo abarcan un período que va de 10.000 a 1.000.000 de años en el tiempo. Entre ellas pueden verse entre las piezas un selidoterio casi completo, restos de gliptodontes, restos de macrauquenia, de paleoterios, hasta restos de plantas en muy buen estado (procedentes de un paleopantano en la zona de Camet Norte).
No sólo se exponen materiales de la zona, también hay material donado procedente de la cordillera y piezas arqueológicas de tipo aborigen.

Con respecto a la arqueología se ha descubierto hace unos años debajo de una línea de dunas en Camet Norte lo que se ha dado en llamar “el picadero de Camet Norte”, un sitio arqueológico consistente en una línea de casas aborígenes. En éste lugar pueden descubrirse restos de la cultura aborigen, como ser puntas de flecha, algo de alfarería y elementos cotidianos.

Historia de su creación:

En el año 1979, un grupo de vecinos de Santa Clara del Mar, comienza a recolectar restos óseos incrustados en las barrancas, y que el mar y el viento dejaban al descubierto. Estos elementos eran puestos en exposición en un primitivo local de la ciudad. Un día por casualidad llegan al lugar un grupo de estudiantes y el Director del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Sr. Roberto Vétere. Este reconoce los restos, los clasifica y da una charla introductoria de restos fósiles. Por otra parte en el lugar también se reunían el Sr. Jorge Sangiorgi, maestro de la escuela Nº 8 en esos tiempos, la Sra. Ana Zerillo y Esteban Nicolihi, los que compartían su pasión por las Ciencias Naturales. Con el paso del tiempo se fue haciendo cada vez más fuerte la idea de formar un Museo donde todos pudieran apreciar las muestras. Esteban Nicolihi se contacta con Amador Rodriguez, naturalista aficionado, quien se convierte en un importante miembro del grupo. El 20 de Diciembre de 1983 se crea una Comisión Pro Museo con la presencia de unos cien vecinos. Queda como presidente de la misma el Sr. Rubén Scian, secretario, Esteban Nicolihi, y Tesorero, Jorge Sangiorgi. Se establece por primera vez en la Delegación Municipal y se nombra al Sr. Amador Rodriguez Director del Museo, quien realizó aportes importantísimos al mismo. Luego de mucho trabajo, reuniones, visitas, el 17 de Agosto de 1988 se inaugura la actual sede. A partir de ese entonces el museo ha recibido la importante colaboración de muchos vecinos que han apuntalado a la institución hasta que finalmente fué municipalizada en el año 2005.
Para el 2008 nace el cargo de Jefe de Área a cargo de Museo. A partir de ese entonces, toma los lineamientos el Dr. en Biología especializado en Paleontología de Vertebrados, Pablo Straccia.

Disponibilidad del Servicio

Información relacionada

Biblioteca Municipal y Popular San Martín – Santa Clara del Mar

Punta Lara y Monte Hermoso, Santa Clara del Mar, Buenos Aires, Argentina

El Museo Paleontológico presenta una interesante colección exhibida en una serie de estánds en los que el visitante se transporta a épocas en las que caminaban éstas tierras, animales hoy extintos.

Se entiende por fósil a cualquier estructura que permita reconocer cualquier evidencia directa de un organismo con más de 10.000 años de antigüedad.

Podemos llamar fósil entonces a huellas que quedaron dibujadas en lo que se ha transformado en roca, a insectos encerrados dentro de materiales vitrificados, a las improntas o dibujos de vegetales fijados en una roca o a estructuras minerales que conservan la forma de los huesos pertenecientes a vertebrados. Entonces, cuando se habla de fósil, no se habla de huesos. Ni tampoco el petróleo se formó a partir de fósiles (los fósiles son minerales y el petróleo está formado por sustancias orgánicas). Esto último no tiene que ver con el tema, pero es un error frecuente y viene al caso. La mayoría de las piezas paleontológicas son extraídas de las barrancas de la zona y tras acondicionarse, son expuestas en el Museo. Estas piezas son provenientes del Pleistoceno tardío, dado que la zona sedimentaria se originó en esa época.

Las barrancas fuente de los hallazgos son unos 18 a 20 km de acantilado, en las que un ojo entrenado ve miles de años de historia geológica.
El mar mediante su poder erosivo, como una excavadora natural, poco a poco va descubriendo cientos de fósiles a lo largo de toda la zona barrancosa. El mismo mar que lo descubre, con el movimiento de la marea también se encarga de destruirlo al llevárselo como lo hace con todo el material que halla sobre la costa, por ello los “recolectores oficiales” de fósiles, realmente rescatan piezas cuyo fin sería la pérdida total de su existencia.

Las piezas que se presentan en el museo abarcan un período que va de 10.000 a 1.000.000 de años en el tiempo. Entre ellas pueden verse entre las piezas un selidoterio casi completo, restos de gliptodontes, restos de macrauquenia, de paleoterios, hasta restos de plantas en muy buen estado (procedentes de un paleopantano en la zona de Camet Norte).
No sólo se exponen materiales de la zona, también hay material donado procedente de la cordillera y piezas arqueológicas de tipo aborigen.

Con respecto a la arqueología se ha descubierto hace unos años debajo de una línea de dunas en Camet Norte lo que se ha dado en llamar “el picadero de Camet Norte”, un sitio arqueológico consistente en una línea de casas aborígenes. En éste lugar pueden descubrirse restos de la cultura aborigen, como ser puntas de flecha, algo de alfarería y elementos cotidianos.

Historia de su creación:

En el año 1979, un grupo de vecinos de Santa Clara del Mar, comienza a recolectar restos óseos incrustados en las barrancas, y que el mar y el viento dejaban al descubierto. Estos elementos eran puestos en exposición en un primitivo local de la ciudad. Un día por casualidad llegan al lugar un grupo de estudiantes y el Director del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Sr. Roberto Vétere. Este reconoce los restos, los clasifica y da una charla introductoria de restos fósiles. Por otra parte en el lugar también se reunían el Sr. Jorge Sangiorgi, maestro de la escuela Nº 8 en esos tiempos, la Sra. Ana Zerillo y Esteban Nicolihi, los que compartían su pasión por las Ciencias Naturales. Con el paso del tiempo se fue haciendo cada vez más fuerte la idea de formar un Museo donde todos pudieran apreciar las muestras. Esteban Nicolihi se contacta con Amador Rodriguez, naturalista aficionado, quien se convierte en un importante miembro del grupo. El 20 de Diciembre de 1983 se crea una Comisión Pro Museo con la presencia de unos cien vecinos. Queda como presidente de la misma el Sr. Rubén Scian, secretario, Esteban Nicolihi, y Tesorero, Jorge Sangiorgi. Se establece por primera vez en la Delegación Municipal y se nombra al Sr. Amador Rodriguez Director del Museo, quien realizó aportes importantísimos al mismo. Luego de mucho trabajo, reuniones, visitas, el 17 de Agosto de 1988 se inaugura la actual sede. A partir de ese entonces el museo ha recibido la importante colaboración de muchos vecinos que han apuntalado a la institución hasta que finalmente fué municipalizada en el año 2005.
Para el 2008 nace el cargo de Jefe de Área a cargo de Museo. A partir de ese entonces, toma los lineamientos el Dr. en Biología especializado en Paleontología de Vertebrados, Pablo Straccia.

Jardín de Infantes 904 Antonio Orensanz – Santa Clara del Mar

Cardiff y El Dorado, Santa Clara del Mar, Buenos Aires, Argentina

El Museo Paleontológico presenta una interesante colección exhibida en una serie de estánds en los que el visitante se transporta a épocas en las que caminaban éstas tierras, animales hoy extintos.

Se entiende por fósil a cualquier estructura que permita reconocer cualquier evidencia directa de un organismo con más de 10.000 años de antigüedad.

Podemos llamar fósil entonces a huellas que quedaron dibujadas en lo que se ha transformado en roca, a insectos encerrados dentro de materiales vitrificados, a las improntas o dibujos de vegetales fijados en una roca o a estructuras minerales que conservan la forma de los huesos pertenecientes a vertebrados. Entonces, cuando se habla de fósil, no se habla de huesos. Ni tampoco el petróleo se formó a partir de fósiles (los fósiles son minerales y el petróleo está formado por sustancias orgánicas). Esto último no tiene que ver con el tema, pero es un error frecuente y viene al caso. La mayoría de las piezas paleontológicas son extraídas de las barrancas de la zona y tras acondicionarse, son expuestas en el Museo. Estas piezas son provenientes del Pleistoceno tardío, dado que la zona sedimentaria se originó en esa época.

Las barrancas fuente de los hallazgos son unos 18 a 20 km de acantilado, en las que un ojo entrenado ve miles de años de historia geológica.
El mar mediante su poder erosivo, como una excavadora natural, poco a poco va descubriendo cientos de fósiles a lo largo de toda la zona barrancosa. El mismo mar que lo descubre, con el movimiento de la marea también se encarga de destruirlo al llevárselo como lo hace con todo el material que halla sobre la costa, por ello los “recolectores oficiales” de fósiles, realmente rescatan piezas cuyo fin sería la pérdida total de su existencia.

Las piezas que se presentan en el museo abarcan un período que va de 10.000 a 1.000.000 de años en el tiempo. Entre ellas pueden verse entre las piezas un selidoterio casi completo, restos de gliptodontes, restos de macrauquenia, de paleoterios, hasta restos de plantas en muy buen estado (procedentes de un paleopantano en la zona de Camet Norte).
No sólo se exponen materiales de la zona, también hay material donado procedente de la cordillera y piezas arqueológicas de tipo aborigen.

Con respecto a la arqueología se ha descubierto hace unos años debajo de una línea de dunas en Camet Norte lo que se ha dado en llamar “el picadero de Camet Norte”, un sitio arqueológico consistente en una línea de casas aborígenes. En éste lugar pueden descubrirse restos de la cultura aborigen, como ser puntas de flecha, algo de alfarería y elementos cotidianos.

Historia de su creación:

En el año 1979, un grupo de vecinos de Santa Clara del Mar, comienza a recolectar restos óseos incrustados en las barrancas, y que el mar y el viento dejaban al descubierto. Estos elementos eran puestos en exposición en un primitivo local de la ciudad. Un día por casualidad llegan al lugar un grupo de estudiantes y el Director del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Sr. Roberto Vétere. Este reconoce los restos, los clasifica y da una charla introductoria de restos fósiles. Por otra parte en el lugar también se reunían el Sr. Jorge Sangiorgi, maestro de la escuela Nº 8 en esos tiempos, la Sra. Ana Zerillo y Esteban Nicolihi, los que compartían su pasión por las Ciencias Naturales. Con el paso del tiempo se fue haciendo cada vez más fuerte la idea de formar un Museo donde todos pudieran apreciar las muestras. Esteban Nicolihi se contacta con Amador Rodriguez, naturalista aficionado, quien se convierte en un importante miembro del grupo. El 20 de Diciembre de 1983 se crea una Comisión Pro Museo con la presencia de unos cien vecinos. Queda como presidente de la misma el Sr. Rubén Scian, secretario, Esteban Nicolihi, y Tesorero, Jorge Sangiorgi. Se establece por primera vez en la Delegación Municipal y se nombra al Sr. Amador Rodriguez Director del Museo, quien realizó aportes importantísimos al mismo. Luego de mucho trabajo, reuniones, visitas, el 17 de Agosto de 1988 se inaugura la actual sede. A partir de ese entonces el museo ha recibido la importante colaboración de muchos vecinos que han apuntalado a la institución hasta que finalmente fué municipalizada en el año 2005.
Para el 2008 nace el cargo de Jefe de Área a cargo de Museo. A partir de ese entonces, toma los lineamientos el Dr. en Biología especializado en Paleontología de Vertebrados, Pablo Straccia.

Escuela EP N°8 – Santa Clara del Mar

La Florida 1080, Santa Clara del Mar, Buenos Aires, Argentina

El Museo Paleontológico presenta una interesante colección exhibida en una serie de estánds en los que el visitante se transporta a épocas en las que caminaban éstas tierras, animales hoy extintos.

Se entiende por fósil a cualquier estructura que permita reconocer cualquier evidencia directa de un organismo con más de 10.000 años de antigüedad.

Podemos llamar fósil entonces a huellas que quedaron dibujadas en lo que se ha transformado en roca, a insectos encerrados dentro de materiales vitrificados, a las improntas o dibujos de vegetales fijados en una roca o a estructuras minerales que conservan la forma de los huesos pertenecientes a vertebrados. Entonces, cuando se habla de fósil, no se habla de huesos. Ni tampoco el petróleo se formó a partir de fósiles (los fósiles son minerales y el petróleo está formado por sustancias orgánicas). Esto último no tiene que ver con el tema, pero es un error frecuente y viene al caso. La mayoría de las piezas paleontológicas son extraídas de las barrancas de la zona y tras acondicionarse, son expuestas en el Museo. Estas piezas son provenientes del Pleistoceno tardío, dado que la zona sedimentaria se originó en esa época.

Las barrancas fuente de los hallazgos son unos 18 a 20 km de acantilado, en las que un ojo entrenado ve miles de años de historia geológica.
El mar mediante su poder erosivo, como una excavadora natural, poco a poco va descubriendo cientos de fósiles a lo largo de toda la zona barrancosa. El mismo mar que lo descubre, con el movimiento de la marea también se encarga de destruirlo al llevárselo como lo hace con todo el material que halla sobre la costa, por ello los “recolectores oficiales” de fósiles, realmente rescatan piezas cuyo fin sería la pérdida total de su existencia.

Las piezas que se presentan en el museo abarcan un período que va de 10.000 a 1.000.000 de años en el tiempo. Entre ellas pueden verse entre las piezas un selidoterio casi completo, restos de gliptodontes, restos de macrauquenia, de paleoterios, hasta restos de plantas en muy buen estado (procedentes de un paleopantano en la zona de Camet Norte).
No sólo se exponen materiales de la zona, también hay material donado procedente de la cordillera y piezas arqueológicas de tipo aborigen.

Con respecto a la arqueología se ha descubierto hace unos años debajo de una línea de dunas en Camet Norte lo que se ha dado en llamar “el picadero de Camet Norte”, un sitio arqueológico consistente en una línea de casas aborígenes. En éste lugar pueden descubrirse restos de la cultura aborigen, como ser puntas de flecha, algo de alfarería y elementos cotidianos.

Historia de su creación:

En el año 1979, un grupo de vecinos de Santa Clara del Mar, comienza a recolectar restos óseos incrustados en las barrancas, y que el mar y el viento dejaban al descubierto. Estos elementos eran puestos en exposición en un primitivo local de la ciudad. Un día por casualidad llegan al lugar un grupo de estudiantes y el Director del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Sr. Roberto Vétere. Este reconoce los restos, los clasifica y da una charla introductoria de restos fósiles. Por otra parte en el lugar también se reunían el Sr. Jorge Sangiorgi, maestro de la escuela Nº 8 en esos tiempos, la Sra. Ana Zerillo y Esteban Nicolihi, los que compartían su pasión por las Ciencias Naturales. Con el paso del tiempo se fue haciendo cada vez más fuerte la idea de formar un Museo donde todos pudieran apreciar las muestras. Esteban Nicolihi se contacta con Amador Rodriguez, naturalista aficionado, quien se convierte en un importante miembro del grupo. El 20 de Diciembre de 1983 se crea una Comisión Pro Museo con la presencia de unos cien vecinos. Queda como presidente de la misma el Sr. Rubén Scian, secretario, Esteban Nicolihi, y Tesorero, Jorge Sangiorgi. Se establece por primera vez en la Delegación Municipal y se nombra al Sr. Amador Rodriguez Director del Museo, quien realizó aportes importantísimos al mismo. Luego de mucho trabajo, reuniones, visitas, el 17 de Agosto de 1988 se inaugura la actual sede. A partir de ese entonces el museo ha recibido la importante colaboración de muchos vecinos que han apuntalado a la institución hasta que finalmente fué municipalizada en el año 2005.
Para el 2008 nace el cargo de Jefe de Área a cargo de Museo. A partir de ese entonces, toma los lineamientos el Dr. en Biología especializado en Paleontología de Vertebrados, Pablo Straccia.

Homenaje a los Motoviajeros

Santa Clara del Mar, Buenos Aires, Argentina

El Museo Paleontológico presenta una interesante colección exhibida en una serie de estánds en los que el visitante se transporta a épocas en las que caminaban éstas tierras, animales hoy extintos.

Se entiende por fósil a cualquier estructura que permita reconocer cualquier evidencia directa de un organismo con más de 10.000 años de antigüedad.

Podemos llamar fósil entonces a huellas que quedaron dibujadas en lo que se ha transformado en roca, a insectos encerrados dentro de materiales vitrificados, a las improntas o dibujos de vegetales fijados en una roca o a estructuras minerales que conservan la forma de los huesos pertenecientes a vertebrados. Entonces, cuando se habla de fósil, no se habla de huesos. Ni tampoco el petróleo se formó a partir de fósiles (los fósiles son minerales y el petróleo está formado por sustancias orgánicas). Esto último no tiene que ver con el tema, pero es un error frecuente y viene al caso. La mayoría de las piezas paleontológicas son extraídas de las barrancas de la zona y tras acondicionarse, son expuestas en el Museo. Estas piezas son provenientes del Pleistoceno tardío, dado que la zona sedimentaria se originó en esa época.

Las barrancas fuente de los hallazgos son unos 18 a 20 km de acantilado, en las que un ojo entrenado ve miles de años de historia geológica.
El mar mediante su poder erosivo, como una excavadora natural, poco a poco va descubriendo cientos de fósiles a lo largo de toda la zona barrancosa. El mismo mar que lo descubre, con el movimiento de la marea también se encarga de destruirlo al llevárselo como lo hace con todo el material que halla sobre la costa, por ello los “recolectores oficiales” de fósiles, realmente rescatan piezas cuyo fin sería la pérdida total de su existencia.

Las piezas que se presentan en el museo abarcan un período que va de 10.000 a 1.000.000 de años en el tiempo. Entre ellas pueden verse entre las piezas un selidoterio casi completo, restos de gliptodontes, restos de macrauquenia, de paleoterios, hasta restos de plantas en muy buen estado (procedentes de un paleopantano en la zona de Camet Norte).
No sólo se exponen materiales de la zona, también hay material donado procedente de la cordillera y piezas arqueológicas de tipo aborigen.

Con respecto a la arqueología se ha descubierto hace unos años debajo de una línea de dunas en Camet Norte lo que se ha dado en llamar “el picadero de Camet Norte”, un sitio arqueológico consistente en una línea de casas aborígenes. En éste lugar pueden descubrirse restos de la cultura aborigen, como ser puntas de flecha, algo de alfarería y elementos cotidianos.

Historia de su creación:

En el año 1979, un grupo de vecinos de Santa Clara del Mar, comienza a recolectar restos óseos incrustados en las barrancas, y que el mar y el viento dejaban al descubierto. Estos elementos eran puestos en exposición en un primitivo local de la ciudad. Un día por casualidad llegan al lugar un grupo de estudiantes y el Director del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Sr. Roberto Vétere. Este reconoce los restos, los clasifica y da una charla introductoria de restos fósiles. Por otra parte en el lugar también se reunían el Sr. Jorge Sangiorgi, maestro de la escuela Nº 8 en esos tiempos, la Sra. Ana Zerillo y Esteban Nicolihi, los que compartían su pasión por las Ciencias Naturales. Con el paso del tiempo se fue haciendo cada vez más fuerte la idea de formar un Museo donde todos pudieran apreciar las muestras. Esteban Nicolihi se contacta con Amador Rodriguez, naturalista aficionado, quien se convierte en un importante miembro del grupo. El 20 de Diciembre de 1983 se crea una Comisión Pro Museo con la presencia de unos cien vecinos. Queda como presidente de la misma el Sr. Rubén Scian, secretario, Esteban Nicolihi, y Tesorero, Jorge Sangiorgi. Se establece por primera vez en la Delegación Municipal y se nombra al Sr. Amador Rodriguez Director del Museo, quien realizó aportes importantísimos al mismo. Luego de mucho trabajo, reuniones, visitas, el 17 de Agosto de 1988 se inaugura la actual sede. A partir de ese entonces el museo ha recibido la importante colaboración de muchos vecinos que han apuntalado a la institución hasta que finalmente fué municipalizada en el año 2005.
Para el 2008 nace el cargo de Jefe de Área a cargo de Museo. A partir de ese entonces, toma los lineamientos el Dr. en Biología especializado en Paleontología de Vertebrados, Pablo Straccia.

Guía de trámites – Revalidación de habilitación de Comercio

Santa Monica y Selva Negra, Santa Clara del Mar, Buenos Aires, Argentina

El Museo Paleontológico presenta una interesante colección exhibida en una serie de estánds en los que el visitante se transporta a épocas en las que caminaban éstas tierras, animales hoy extintos.

Se entiende por fósil a cualquier estructura que permita reconocer cualquier evidencia directa de un organismo con más de 10.000 años de antigüedad.

Podemos llamar fósil entonces a huellas que quedaron dibujadas en lo que se ha transformado en roca, a insectos encerrados dentro de materiales vitrificados, a las improntas o dibujos de vegetales fijados en una roca o a estructuras minerales que conservan la forma de los huesos pertenecientes a vertebrados. Entonces, cuando se habla de fósil, no se habla de huesos. Ni tampoco el petróleo se formó a partir de fósiles (los fósiles son minerales y el petróleo está formado por sustancias orgánicas). Esto último no tiene que ver con el tema, pero es un error frecuente y viene al caso. La mayoría de las piezas paleontológicas son extraídas de las barrancas de la zona y tras acondicionarse, son expuestas en el Museo. Estas piezas son provenientes del Pleistoceno tardío, dado que la zona sedimentaria se originó en esa época.

Las barrancas fuente de los hallazgos son unos 18 a 20 km de acantilado, en las que un ojo entrenado ve miles de años de historia geológica.
El mar mediante su poder erosivo, como una excavadora natural, poco a poco va descubriendo cientos de fósiles a lo largo de toda la zona barrancosa. El mismo mar que lo descubre, con el movimiento de la marea también se encarga de destruirlo al llevárselo como lo hace con todo el material que halla sobre la costa, por ello los “recolectores oficiales” de fósiles, realmente rescatan piezas cuyo fin sería la pérdida total de su existencia.

Las piezas que se presentan en el museo abarcan un período que va de 10.000 a 1.000.000 de años en el tiempo. Entre ellas pueden verse entre las piezas un selidoterio casi completo, restos de gliptodontes, restos de macrauquenia, de paleoterios, hasta restos de plantas en muy buen estado (procedentes de un paleopantano en la zona de Camet Norte).
No sólo se exponen materiales de la zona, también hay material donado procedente de la cordillera y piezas arqueológicas de tipo aborigen.

Con respecto a la arqueología se ha descubierto hace unos años debajo de una línea de dunas en Camet Norte lo que se ha dado en llamar “el picadero de Camet Norte”, un sitio arqueológico consistente en una línea de casas aborígenes. En éste lugar pueden descubrirse restos de la cultura aborigen, como ser puntas de flecha, algo de alfarería y elementos cotidianos.

Historia de su creación:

En el año 1979, un grupo de vecinos de Santa Clara del Mar, comienza a recolectar restos óseos incrustados en las barrancas, y que el mar y el viento dejaban al descubierto. Estos elementos eran puestos en exposición en un primitivo local de la ciudad. Un día por casualidad llegan al lugar un grupo de estudiantes y el Director del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Sr. Roberto Vétere. Este reconoce los restos, los clasifica y da una charla introductoria de restos fósiles. Por otra parte en el lugar también se reunían el Sr. Jorge Sangiorgi, maestro de la escuela Nº 8 en esos tiempos, la Sra. Ana Zerillo y Esteban Nicolihi, los que compartían su pasión por las Ciencias Naturales. Con el paso del tiempo se fue haciendo cada vez más fuerte la idea de formar un Museo donde todos pudieran apreciar las muestras. Esteban Nicolihi se contacta con Amador Rodriguez, naturalista aficionado, quien se convierte en un importante miembro del grupo. El 20 de Diciembre de 1983 se crea una Comisión Pro Museo con la presencia de unos cien vecinos. Queda como presidente de la misma el Sr. Rubén Scian, secretario, Esteban Nicolihi, y Tesorero, Jorge Sangiorgi. Se establece por primera vez en la Delegación Municipal y se nombra al Sr. Amador Rodriguez Director del Museo, quien realizó aportes importantísimos al mismo. Luego de mucho trabajo, reuniones, visitas, el 17 de Agosto de 1988 se inaugura la actual sede. A partir de ese entonces el museo ha recibido la importante colaboración de muchos vecinos que han apuntalado a la institución hasta que finalmente fué municipalizada en el año 2005.
Para el 2008 nace el cargo de Jefe de Área a cargo de Museo. A partir de ese entonces, toma los lineamientos el Dr. en Biología especializado en Paleontología de Vertebrados, Pablo Straccia.

Paseo Paleontológico

Jose F. Guerola Alcorta y Estado Plurinacional de Bolivia, Camet Norte, Buenos Aires, Argentina

El Museo Paleontológico presenta una interesante colección exhibida en una serie de estánds en los que el visitante se transporta a épocas en las que caminaban éstas tierras, animales hoy extintos.

Se entiende por fósil a cualquier estructura que permita reconocer cualquier evidencia directa de un organismo con más de 10.000 años de antigüedad.

Podemos llamar fósil entonces a huellas que quedaron dibujadas en lo que se ha transformado en roca, a insectos encerrados dentro de materiales vitrificados, a las improntas o dibujos de vegetales fijados en una roca o a estructuras minerales que conservan la forma de los huesos pertenecientes a vertebrados. Entonces, cuando se habla de fósil, no se habla de huesos. Ni tampoco el petróleo se formó a partir de fósiles (los fósiles son minerales y el petróleo está formado por sustancias orgánicas). Esto último no tiene que ver con el tema, pero es un error frecuente y viene al caso. La mayoría de las piezas paleontológicas son extraídas de las barrancas de la zona y tras acondicionarse, son expuestas en el Museo. Estas piezas son provenientes del Pleistoceno tardío, dado que la zona sedimentaria se originó en esa época.

Las barrancas fuente de los hallazgos son unos 18 a 20 km de acantilado, en las que un ojo entrenado ve miles de años de historia geológica.
El mar mediante su poder erosivo, como una excavadora natural, poco a poco va descubriendo cientos de fósiles a lo largo de toda la zona barrancosa. El mismo mar que lo descubre, con el movimiento de la marea también se encarga de destruirlo al llevárselo como lo hace con todo el material que halla sobre la costa, por ello los “recolectores oficiales” de fósiles, realmente rescatan piezas cuyo fin sería la pérdida total de su existencia.

Las piezas que se presentan en el museo abarcan un período que va de 10.000 a 1.000.000 de años en el tiempo. Entre ellas pueden verse entre las piezas un selidoterio casi completo, restos de gliptodontes, restos de macrauquenia, de paleoterios, hasta restos de plantas en muy buen estado (procedentes de un paleopantano en la zona de Camet Norte).
No sólo se exponen materiales de la zona, también hay material donado procedente de la cordillera y piezas arqueológicas de tipo aborigen.

Con respecto a la arqueología se ha descubierto hace unos años debajo de una línea de dunas en Camet Norte lo que se ha dado en llamar “el picadero de Camet Norte”, un sitio arqueológico consistente en una línea de casas aborígenes. En éste lugar pueden descubrirse restos de la cultura aborigen, como ser puntas de flecha, algo de alfarería y elementos cotidianos.

Historia de su creación:

En el año 1979, un grupo de vecinos de Santa Clara del Mar, comienza a recolectar restos óseos incrustados en las barrancas, y que el mar y el viento dejaban al descubierto. Estos elementos eran puestos en exposición en un primitivo local de la ciudad. Un día por casualidad llegan al lugar un grupo de estudiantes y el Director del Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, Sr. Roberto Vétere. Este reconoce los restos, los clasifica y da una charla introductoria de restos fósiles. Por otra parte en el lugar también se reunían el Sr. Jorge Sangiorgi, maestro de la escuela Nº 8 en esos tiempos, la Sra. Ana Zerillo y Esteban Nicolihi, los que compartían su pasión por las Ciencias Naturales. Con el paso del tiempo se fue haciendo cada vez más fuerte la idea de formar un Museo donde todos pudieran apreciar las muestras. Esteban Nicolihi se contacta con Amador Rodriguez, naturalista aficionado, quien se convierte en un importante miembro del grupo. El 20 de Diciembre de 1983 se crea una Comisión Pro Museo con la presencia de unos cien vecinos. Queda como presidente de la misma el Sr. Rubén Scian, secretario, Esteban Nicolihi, y Tesorero, Jorge Sangiorgi. Se establece por primera vez en la Delegación Municipal y se nombra al Sr. Amador Rodriguez Director del Museo, quien realizó aportes importantísimos al mismo. Luego de mucho trabajo, reuniones, visitas, el 17 de Agosto de 1988 se inaugura la actual sede. A partir de ese entonces el museo ha recibido la importante colaboración de muchos vecinos que han apuntalado a la institución hasta que finalmente fué municipalizada en el año 2005.
Para el 2008 nace el cargo de Jefe de Área a cargo de Museo. A partir de ese entonces, toma los lineamientos el Dr. en Biología especializado en Paleontología de Vertebrados, Pablo Straccia.